ESPEJO TALLADO

ESPEJO TALLADO
El atractivo de la madera y la decoración en talla (Pincha en la imagen)

PIEZAS A MEDIDA. Atril de madera para libros grandes

PIEZAS A MEDIDA. Atril de madera para libros grandes
Decorado talla. En tope y Cuña, un atril para cada libro (pincha en la imagen)

¿Cómo trabajamos?

Me llamo Antonio Luis Samaniego y soy artesano. Llegar a ser artesano no  ha sido un proceso de la noche a la mañana. Hace años hice un curso del Inem en una tornería de Salamanca. Ahí aprendí lo básico para empezar a trabajar la madera. 
A partir de ahí comencé a trabajar en talleres de ebanistería hasta que decidí ponerme a tiempo parcial e ingresar en la Escuela de Artes y Oficios de Salamanca, en la especialidad de Ebanistería Artística. 
Acabado este periplo, la Junta de Castilla y León me reconoció como artesano y, a partir de ese momento, es cuando empiezo a crear el pequeño taller de Tope y Cuña. 
Este taller se basa en los métodos de trabajo tradicionales. Así, por ejemplo, las colas de milano las sigo elaborando de forma manual (sólo me hace falta un gramil, un serrucho de precisión y un formón). 
Los trabajos que más realizo son de muebles tradicionales, de restauración y creaciones propias que siempre tienen un fondo de tradición, a pesar de algunos diseños modernos en la decoración. 
 
Materia prima
El éxito de cualquier trabajo que se realice en madera depende del conocimiento que tengamos de la materia prima a utilizar. En Tope y Cuña se trabaja fundamentalmente con cinco clases de madera: roble, nogal, haya, fresno y castaño. 


Las distintas maderas, así como las diversas chapas, las consigo tanto en almacenes de madera de Salamanca como en los pueblos de alrededor. Por ejemplo, si un agricultor quiere introducir sistemas de regadíos en sus tierras y les estorban diversos árboles, por lo general me lo comentan para que me quede con la madera. También saco madera de las vigas antiguas que formaban la estructura de las casas tradicionales de nuestros pueblos. 
A continuación os explico un poco algunas características de las distintas maderas que uso. 


ROBLE (Quercus): La mejor madera procede de los árboles que crecen en bosques, pudiendo alcanzar hasta 30 metros de altura. Con el roble se consiguen acabados de excelente calidad. 

El roble está considerado como un material indispensable en aquellos lugares en los que se busca un aspecto tradicional, además de solidez y durabilidad. Es una madera ideal para la elaboración de muebles y para la ebanistería en general. También se utiliza roble para la construcción de embarcaciones (especialmente las de pesca) y es una madera muy apreciada para los revestimientos de exteriores y entarimados. Un uso especial del roble lo encontramos en las duelas para los barriles de whisky y de jerez. 

El roble procede de Europa, de América (roble rojo y roble blanco americano) y en Australia. 


CASTAÑO (Castanea sativa): Se trata de una madera más suave y débil que el roble, pero también es más fácil de trabajar por lo que ha ido convirtiéndose en un material muy apreciado. Es muy duradera y excelente para realizar algunos trabajos de ebanistería. Los revestimientos de chapas de castaño aportan un acabado sencillo y agradable. 

El castaño también se utiliza como sustituto del roble para los muebles y trabajos de tornería. 


NOGAL (Juglans): Es una madera que se caracteriza por su excelente acabado. Es una de las maderas más decorativas que existen actualmente, utilizándose también en forma de chapas para muebles y revestimientos. 

Como madera maciza, el nogal es muy apreciado para muebles de lujo y artículos torneados. Como curiosidad, la madera de nogal también se utiliza para las culatas de los revólveres y escopetas. Encontramos nogal en los salpicaderos de los coches Rolls Royce. 


HAYA (Fagus sylvatica): Es una madera que se trabaja bien y que acepta todo tipo de acabados con una calidad excelente. El haya es una de las maderas que más se han utilizado para todo tipo de trabajos, y particularmente para sillería, torneado, parqué y enseres domésticos. 


FRESNO (Fraxinus excelsior): Notable por su rigidez. Tiene unos anillos de crecimiento que crean formas muy decorativas. Es una madera perecedera. Por su carácter variable también se utiliza para la fabricación de artículos deportivos, peldaños de escaleras, muebles curvos... 


Todos los trabajos de madera exigen unos acabados que la embellezcan o que resalten su propia veta. Para esto fundamentalmente uso barnices al agua, cera y extracto de nogal natural para los tintes. En la taracea uso barniz de poliuretano. 
Intento utilizar siempre materiales que no sean nocivos para el medio ambiente. Así, nunca uso tintes al disolvente, aerosoles y demás materiales de uso industrial que son nocivos tanto para los humanos como para la propia naturaleza. 


* * *
Tipo de ensambles
Generalmente, el tipo de ensamble de las piezas es a cola de milano manual, aunque también hay algunas a caja y espiga. 
Tal y como ya he comentado los ensambles se hacen de forma manual, garantizando una durabilidad que supera con creces los ensambles industriales. 


* * * 
Decoración de la madera
Uso dos tipos fundamentales de decoración: la talla y la taracea
La talla que realizo es de origen pastoril, ligada a mi tierra. Es conocida también en algunos manuales de madera como muesca geométrica. Dentro de la talla también realizo rosetones medievales, también ligados a nuestro entorno, inspirándome para su creación en los rosetones de las iglesias románicas que hay tanto en mi propio pueblo (iglesia románica del siglo XII) como en la ciudad de Salamanca. 


Por su parte, la taracea que realizo es fundamentalmente ajedrezados, jaspeados y abstractos. No sigo en esta decoración ninguna tradición, puesto que en Salamanca no ha existido nunca tal decoración. La razón de esto radica en la dureza de la mayoría de las maderas, por ejemplo en mi pueblo la madera más abundante es la de encina. Así, existe más tradición de incrustación que de taracea. La incrustación que se realizaba era fundamentalmente de hueso. Os preguntaréis por qué no la hago y la razón es sencilla: para incrustar hueso previamente hay que cocerlo y desprende un desagradable olor. 


Supongo que habrá más cuestiones de trabajo que a algunos de vosotros pueden interesar, pero que en este momento no se me ocurren o sería demasiado extenso de explicar. Si alguno tiene interés en alguna cuestión en particular, no dudéis en poneros en contacto conmigo.