Tope y Cuña

Plumieres de MADERA, el encanto de los objetos tradicionales

Plumieres de MADERA, el encanto de los objetos tradicionales
Redescubre el encanto de las piezas tradicionales, decorativas y prácticas

13 de septiembre de 2013

Historia del mueble: Chapas de madera

Las chapas de madera son hojas finas –unos 0,6 mm de grueso- obtenidas de la madera mediante cuchillo –no sierra- bien por desenrollo, bien a la plana. Las chapas a la plana –la cuchilla se mueve horizontal o verticalmente cortando el trozo de madera en rojo- se utilizan sobre todo con fines decorativos. Se emplean para revestir muebles y elementos de carpintería. Las chapas de desenrollo –la cuchilla se va acercando hacia el centro de la madera en rollo que gira sobre su eje- se utilizan sobre todo para la fabricación de tableros contrachapados.

Las chapas de madera se emplean desde tiempos inmemoriales. Los primeros en utilizarlas fueron los egipcios, que nos han legado objetos preciosos como las sandalias de Tutankamon o elementos de mobiliario –camas, butacas…-. Los romanos inventario el intersio, taracea de diversas especies y colores con los que se componían dibujos. Esta técnica se recuperó durante el final de la Edad Media y el Renacimiento, dejándonos ejemplos de una extraordinaria pericia técnica y artística.

El momento de mayor esplendor del chapado fue durante los siglos XVII y XVIII con la decoración barroca y rococó. Los muebles tomaban forman caprichosas y se empleaban para recubrirlas maderas preciosas que llegaban de las colonias de ultramar. El mismo principio se aplicó en la construcción de pianos de cola a principios del siglo XIX ya usado en la construcción de clavicordios desde el siglo XVI.

La obtención de la chapa se fue mejorando al mismo tiempo que los útiles de corte: sierras cada vez más finas y cuchillas cada vez más precisas. La revolución del chapado vino a finales del siglo XIX con la invención del torno de desenrollo, parece que de manos de Enmanuel Nobel –padre del inventor de la dinámica y titular de los famosos premios-. El primer desarrollo de estos tornos se produjo en EEUU donde se empezó a utilizar en la fabricación de tablero contrachapado. Junto al torno propiamente dicho y la cuchilla aparece una barra de presión que fuerza la chapa a salir con un determinado grosor. En la actualidad, la creciente escasez de maderas decorativas y su carestía ha revalorizado la chapa de madera natural en la fabricación de muebles. 

El dibujo de las fibras de madera y de otros elementos anatómicos varía enormemente según la forma y la parte de la troza que se ofrezca al corte de la cuchilla. Los dibujos varían desde las clásicas formas de U en el corte tangencial a las fibras rectas y paralelas de la chapa radial, pasando por las agujas que se obtienen en el desenrollo de la chapa periférica. Pero donde la chapa adquiere más valor es en las singularidades que se obtienen por las formas irregulares de la fibra, las impregnaciones desiguales y la constitución anormal de ciertos tejidos.


Una de las composiciones de las chapas es en tablero de ajedrez o damero. 


Tope y Cuña | Ajedreces

No hay comentarios:

Publicar un comentario