Tope y Cuña

Plumieres de MADERA, el encanto de los objetos tradicionales

Plumieres de MADERA, el encanto de los objetos tradicionales
Redescubre el encanto de las piezas tradicionales, decorativas y prácticas

18 de febrero de 2014

La casa rústica


Salón, comedor, recibidor... son varias las estancias que no existían como tales en las casas rústicas. El trabajo agrícola y ganadero obligaba a destinar grandes zonas de la casa como almacenes, bodegas y corrales. Los dormitorios no se diseñaban para el confort, sino para soportar los riesgos del tiempo, y se habilitaban espacios para dormir cerca de la chimenea. 

Generalmente hay un porche, habilitado para el paso de carretas y animales y para realizar labores, y un amplio portalón que conduce a la planta baja dividida para albergar cocina, bodega y corrales. Unas escaleras conducen a la vivienda. Al frente de esta planta superior, una generosa solana permitía observar los campos de labor y presidía una sala de estar central, con paso franco a los dormitorios. Era común contar con una buhardilla que servía como almacén de barreños y secadero de frutos, y que relleno de paja disminuía el frío en invierno. 

El espacio principal de reunión, al calor del horno y del pan recién hecho en torno a la gran mesa, era la cocina, un refugio ideal en el duro invierno. Solía encontrarse en la planta baja y, sobre todo en la zona de Castilla y León, se trataba de una estancia amplia que incluía el comedor. Como parte fundamental de la casa hay que destacar el sencillo sistema que mantenía frescos los alimentos en una época anterior a los frigoríficos: las tradicionales despensas y alacenas, contiguas o dentro de la cocina. Gruesas paredes de piedra, que conservan fresco el interior, y el uso de cortinas o puertas de madera con orificios o celosías frontales, para favorecer la ventilación. 

Aunque el mobiliario de la cocina era escaso y sin ostentaciones, nos han legado piezas emblemáticas, como las sólidas mesas de madera en las que se preparaba el pan para varios días, los grandes aparadores para vajillas y cazos de cobre, las repisas para guardar frutas y los arcones. Todos ellos conservan su sitio como parte de la decoración rústica. 

Tope y Cuña | Mueble platero 

No hay comentarios:

Publicar un comentario